Subscribe Us

Superbacterias: el abuso de los antibióticos

Superbacteria (en inglés superbug) es el nombre informal por el que se conoce a las bacterias multirresistentes, que son cepas inmunes a la mayoría de antibióticos usados en la actualidad.

¿Cómo aparecen?
Las mutaciones genéticas producidas por el azar generan con el tiempo bacterias resistentes a los antibióticos. Cuando una población bacteriana se enfrenta a un antibiótico, sobrevive la parte de la población resistente al mismo, pasando esta mutación a su descendencia y creando una generación de bacterias resistentes en su totalidad. 

Se ha demostrado que el uso excesivo o inadecuado, la sobreprescripción, o el uso indiscriminado en el alimento del ganado son factores que aceleran el proceso de adaptación de las bacterias. La aparición de resistencia a los antibióticos ha provocado el desarrollo de varias generaciones de un mismo antibiótico para superar la inmunidad de los patógenos, llegándose por ejemplo a la quinta generación en el caso de la penicilina. La duración del proceso por el cual determinada cepa se hace multirresistente convirtiéndose en superbacterias es muy cambiante, variando desde un año hasta 30.


Las bacterias que son persistentemente resistentes a un antibiótico están 'preparadas' para convertirse en resistentes a múltiples medicamentos.

Bacterias resistentes
Entre los principales patógenos resistentes a los antibióticos está el Staphylococcus aureus. Se encuentra en las mucosas y en la piel de aproximadamente la mitad de la población y es extremadamente adaptable a la presión antibiótica. Fue la primera bacteria en la que se descubrió la resistencia a la penicilina en 1947, sólo cuatro años después de que comenzase su producción en masa.
Enterococcus faecium es otra bacteria resistente a los antibióticos. Cepas resistentes a la penicilina fueron identificadas en 1983, resistentes a la vancomicina en 1987 y resistentes al linezolid a finales de la década de 1990.
Streptococcus pyogenes causa infecciones que pueden tratarse usualmente con una gran variedad de antibióticos. Sin embargo se han descubierto cepas de S. pyogenes resistentes a los antibióticos macrólidos; sin embargo, todas las cepas continúan siendo uniformemente sensibles a la penicilina.
La resistencia de Streptococcus pneumoniae a la penicilina y a otros beta-lactámicos se está incrementando en todo el mundo. Streptococcus pneumoniae es responsable de neumonía, bacteriemia, otitis media, meningitis, sinusitis, peritonitis y artritis.




Incidencia
Las superbacterias están convirtiéndose en un problema de salud a nivel mundial, creciendo exponencialmente su incidencia en muy poco tiempo. En 2013 las cifras asociadas al coste de la prevención y cura de las infecciones de superbacterias superaban los 1.500 millones de euros anuales en la Unión Europea.

En el caso particular de España, se ha observado en estudios comparativos una resistencia significativamente mayor a los antibióticos que en otros países de nuestro entorno. La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica ha presentado recientemente un trabajo en el que se recopilan datos de 82 centros sanitarios (con la participación de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, la Sociedad Española de Medicina Preventiva, el Foro Español de Pacientes y la Alianza General de Paciente) que deja a las claras la progresiva incidencia de estas superbacterias. Según este estudio habría más de 180.000 pacientes anuales afectados, de los que en torno a 35.000 fallecen sin conseguir superar la infección causada por estos patógenos.


España es el primer país del mundo en consumo de antibióticos y, en humanos, no hay ninguna razón epidemiológica que lo justifique.

El cambio climático está posibilitando también que los mapas epidemiológicos que conocíamos estén cambiando. Esto lo sabíamos de la malaria, que el tipo de plasmodium que la contagia se restringía a áreas concretas y ahora está a gran escala. O por ejemplo, el año pasado tuvimos los dos primeros casos de Crimea-Congo, gracias a una garrapata que antes no existía aquí pero ahora se ha instalado en bóvidos.  Esto es el ejemplo de que las bacterias resistentes no entienden de fronteras y no sólo afecta a la salud humana, también a los animales e incluso a la agricultura.


Consumo global de antibióticos por países: 2000-2015. Fuente: IQVIA MIDAS, 2000–2015, IQVIA Inc.


Una guerra global con multitud de frentes
Si bien los antibióticos ya no se usan en los países occidentales como aditivo alimentario animal, en países emergentes que realizan exportaciones de carne y reses no ocurre lo mismo, lo que disminuye la efectividad de las estrategias puestas en marcha en la Unión Europea y Estados Unidos. 

Hay expertos que pronostican que ni el control de la medicación en animales de los países emergentes retrasará el avance de las superbacterias, ya que los antibióticos de los piensos se han filtrado durante años a los acuíferos subterráneos que a su vez llegan a ríos y lagos de los que obtiene agua para uso humano, ganadero y agrícola. 

Así mismo los últimos estudios aseguran que las depuradoras urbanas de aguas residuales tan solo eliminan un 70% de los antibióticos presentes en los vertidos. El excesivo uso de fármacos como antidepresivos y analgésicos también impulsa el avance de las superbacterias, ya que perjudican el equilibrio de la flora bacteriana de nuestro sistema digestivo convirtiéndonos en portadores de infecciones.


Si esto prosigue así, nos quedaremos sin antibióticos, y sin antibióticos no habrá cirugía de trasplantes, cirugía compleja o cirugía del cáncer: se va a poner en juego toda la medicina moderna.


Esto es una guerra biológica y la estamos perdiendo, nosotros atacamos a las bacterias con antibióticos pero ellas se defienden de nosotros mejor y más rápidamente. Ahora mismo, las infecciones producidas por una bacteria común, Klebsiella pneumoniae, pero resistente al antibiótico carbapenem, tiene una mortalidad cuatro veces superior. Esto nos transporta a cifras pertenecientes a la era preantibiótica.


Un 47% de españoles declara haber tomado antibióticos en los últimos 12 meses, lo que nos sitúa a la cabeza de Europa (Eurobarómetro)


Consecuencias
La principal consecuencia de la expansión de las bacterias resistentes es la gran pérdida de efectividad de los tratamientos contra infecciones y de los sistemas de prevención de las mismas. Esto puede significar un retroceso en las habilidades médicas de nuestra sociedad, ya que cualquier pequeña intervención quirúrgica o curativa sería susceptible de provocar una infección de acción muy rápida y en un número importante de los casos, de carácter letal. Todos los avances de la Medicina sustentados en la aparición de la Penicilina y demás antibióticos perderían valor y efecto. Es por esto que los países desarrollados están comenzando a poner en marcha estrategias para atajar este problema sanitario global.

Estrategias
Las principales estrategias de acción de los países occidentales son:
   - La lucha contra la sobremedicación humana, contra la medicación innecesaria o inadecuada. En este sentido la Unión Europea recomienda desde hace años que no se proporcionen antibióticos sin receta médica.
     - La prohibición del uso de antibióticos en animales. Desde 2002 la UE prohibe la adición de antibióticos en el pienso animal.
    - Investigación de terapias fágicas: estas terapias consisten en virus que irrumpen en el tejido de las bacterias interrumpiendo su metabolismo y produciendo su destrucción. Se han probado con tasas de éxito de entre el 80 y el 90% en algunas bacterias.
    - Fomento de los protocolos sanitarios que permitan una detección rápida de la presencia de bacterias resistentes en las infecciones.
      - Impulso a la prevención en los hospitales para evitar la extensión de las superbacterias.
     - Aumento del presupuesto destinado a la investigación de nuevas generaciones de fármacos a los que aún no sean resistentes.
    - Campañas de concienciación a la población para informar sobre los efectos de los excesos en la utilización de antibióticos.
     - Investigación genética: En 2014 se realizó un descubrimiento que cambió por completo la concepción de este problema. Se encontraron en Nuevo México bacterias que habían estado aisladas durante más de cuatro millones de años del exterior y que sin embargo mostraron resistencia hasta a 14 antibióticos actuales. Se cree que la multirresistencia bacteriana se puede generar de manera natural como método de protección, además de la ya explicada propagación de la mutación por la acción humana.


En un artículo publicado el 6 de abril de 2020 en Nature Ecology & Evolution , los investigadores informan que, para un patógeno bacteriano que ya es resistente a un antibiótico, la exposición prolongada a ese antibiótico no solo aumentó su capacidad de retener su gen de resistencia , sino que también lo hizo más fácilmente recoger y mantener la resistencia a un segundo antibiótico y convertirse en una cepa MDR ("resistentes a múltiples fármacos).

En esta línea de investigación están depositadas gran parte de las esperanzas puesto que puede llevarnos a descubrir el mecanismo genético de adaptación con lo que podremos testar de antemano los nuevos fármacos y detectar las posibilidades de resistencia a los mismos.

Estamos fracasando a la hora de trasladar la urgencia de la situación y se hace imprescindible una financiación, central y autonómica, acorde a la magnitud de este problema. En los Presupuestos Generales del Estado no hay ninguna partida específica para ello y, si seguimos a este ritmo, la estimación es que en 2050, en Europa morirán cada año un millón de personas —ahora mismo mueren 27.000— y desplazará al cáncer como primera causa de muerte. Esto significa que los antibióticos que tenemos están dejando de ser útiles.


Fuentes: www.elmundo.es; www.eldiario.es/consumoclaro;
www.elconfidencial.com/tecnologia/ciencia/2018-04-24/enfermedades-infecciosas-espana-2050_1553950/
“Global increase and geographic convergence in antibiotic consumption between 2000 and 2015". Eili Y. Klein, Thomas P. Van Boeckel, Elena M. Martinez, Suraj Pant, Sumanth Gandra, Simon A. Levin, Herman Goossens, and Ramanan Laxminarayan. PNAS April 10, 2018. 115 (15) E3463-E3470; published ahead of print March 26, 2018. https://doi.org/10.1073/pnas.1717295115 
Hannah Jordt et al., Coevolución de pares huésped-plásmido facilita la aparición de resistencia a múltiples fármacos novela, Nature Ecology & Evolution (2020). DOI: 10.1038 / s41559-020-1170-1

Publicar un comentario

0 Comentarios