Subscribe Us

Descubren virus herpes en enfermos de Alzheimer

Descubren virus herpes en enfermos de Alzheimer

- Una investigación publicada en Neuron respalda la relación del virus del herpes con el alzhéimer.
- Sus resultados no son suficientes para demostrar de manera definitiva que sean la causa de esta enfermedad neurodegenerativa.

Aunque la idea de un virus o bacteria que desempeña un papel en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer no ha sido históricamente bien considerada, investigaciones previas han analizado la idea. En particular, investigaciones anteriores han señalado conexiones entre la enfermedad de Alzheimer y el virus del herpes simple uno, o HSV1 (la forma de virus del herpes que típicamente causa el herpes labial).

Pero en el nuevo estudio, dos diferentes cepas del virus del herpes se destacaron: el herpes 6A y el herpes 7.


Se ven varias partículas circulares de virus del herpes cerca de una membrana celular. El virus del herpes roséola causa una enfermedad infantil marcada por erupciones en la piel y ahora se ha encontrado en cerebros con la enfermedad de Alzheimer. Fuente: NCI/Science
Dos virus comunes del herpes parecen jugar un papel en la enfermedad de Alzheimer. Los virus, mejor conocidos por causar una erupción cutánea distintiva en los niños pequeños, son abundantes en el tejido cerebral de las personas con Alzheimer, informa un equipo de científicos en un trabajo publicado en la revista Neuron (Junio 2018). 




El equipo también encontró evidencia de que los virus pueden interactuar con las células cerebrales de manera que podrían acelerar la enfermedad. "Nuestra hipótesis es que ponen el gas en la llama", dice Joel Dudley, autor del estudio y profesor asociado de genética y ciencias genómicas del Icahn School of Medicine at Mt. Sinai en Nueva York.


El hallazgo agrega credibilidad a una idea de hace décadas de que una infección puede causar la enfermedad de Alzheimer. También sugiere que es posible prevenir o retrasar el Alzheimer usando medicamentos antivirales o medicamentos que modulan cómo las células inmunes en el cerebro responden a una infección.


La enfermedad de Alzheimer causa atrofia del tejido cerebral. El descubrimiento de que los vasos linfáticos cerca de la superficie del cerebro ayudan a eliminar el desperdicio sugiere que las fallas en el sistema linfático podrían estar involucradas en el Alzheimer y en una variedad de otras enfermedades cerebrales. Fuente: Alfred Pasieka / Science
Pero el estudio no prueba que los virus del herpes estén involucrados directamente en el Alzheimer, dice el Dr. Richard Hodes, director del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, que ayudó a financiar la investigación.  "Los datos son muy provocativos, pero no muestran un papel causal directo", dice. "Y si las infecciones virales juegan un papel, no son el único actor".

Aún así, el estudio ofrece una fuerte evidencia de que las infecciones virales pueden influir en el curso del Alzheimer, dice Hodes. Al igual que muchos descubrimientos científicos, este fue un accidente. "Los virus eran lo último que estábamos buscando", dice Dudley.

Él y un equipo de investigadores estaban usando datos genéticos para buscar diferencias entre el tejido cerebral sano y el tejido cerebral de personas que murieron con Alzheimer. El objetivo era identificar nuevos objetivos para las drogas. En cambio, el equipo siguió encontrando indicios de que ese tejido cerebral de pacientes con Alzheimer contenía niveles más altos de virus.

El equipo descubrió que los niveles de dos virus del herpes humano, HHV-6 y HHV-7, eran hasta dos veces más altos en el tejido cerebral de las personas con Alzheimer. Confirmaron el hallazgo mediante el análisis de datos de un consorcio de bancos de cerebros. Estos virus del herpes son extremadamente comunes y pueden causar una erupción cutánea llamada roséola en niños pequeños. 


Los virus también pueden ingresar al cerebro, donde pueden permanecer inactivos durante décadas.

Una vez que los investigadores sabían que los virus estaban asociados con la enfermedad de Alzheimer, comenzaron a tratar de descubrir cómo un virus podría afectar el curso de una enfermedad cerebral. Eso significaba identificar las interacciones entre los genes del virus y otros genes en las células cerebrales.

"Hemos trazado la red social, si se quiere, de qué genes son amigos de los virus y con quién están hablando dentro del cerebro", dice Dudley. En esencia, dice, querían saber: "Si los virus están twitteando, ¿quién está re-twitteando?". Y lo que encontraron fue que los genes del virus herpes estaban interactuando con genes que aumentan el riesgo de Alzheimer.

También descubrieron que estos genes de riesgo del Alzheimer parecen hacer que el cerebro de una persona sea más vulnerable a la infección con los dos virus del herpes mencionados. Pero solo tener el virus del herpes presente en el cerebro no es suficiente para causar la enfermedad de Alzheimer. Algo necesita activar los virus, lo que hace que comiencen a replicarse.

No está claro qué causa la activación, aunque se sospecha de algún tipo de cambio en las funciones internas de las células cerebrales. Una vez que los virus se vuelven activos, parecen influir en cosas como la acumulación de placas y nudos en el cerebro asociados con el Alzheimer. 

Los virus del herpes también parecen desencadenar una respuesta inmune en ciertas células cerebrales. Estas células son parte de un antiguo sistema inmune que previamente ha estado implicado en el Alzheimer.  La mayoría de los esfuerzos previos para prevenir o tratar el Alzheimer han consistido en tratar de reducir las placas y los nudos asociados con la enfermedad. Esos esfuerzos no han logrado mejorar la función cerebral incluso cuando lograron su objetivo inmediato.

Esos "fracasos angustiosos y decepcionantes" sugieren que es hora de nuevos enfoques. Y el nuevo estudio sugiere al menos dos:

1. Administrar medicamentos antivirales a personas con altos niveles de virus del herpes en sus cerebros. El Instituto sobre el Envejecimiento ya está financiando un estudio para probar este enfoque en personas en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer.

2. Otro enfoque es evitar que las células inmunes del cerebro reaccionen al virus de manera que acelere el Alzheimer. Esto es complicado, porque simplemente deshabilitar las células inmunitarias del cerebro podría ser dañino.





Virus del herpes y su relación con el Alzheimer
Otros investigadores, que no forman parte del estudio, como Hugo Lövheim del Department of Community Medicine and Rehabilitation de la Universidad Umea en Suecia y el profesor emérito en neurología Ruth Itzhaki de la Universidad de Manchester en Inglaterra, creen que el virus tipo HSV1 tiene un vínculo más fuerte con el Alzheimer, pero creen que todos los virus podrían estar trabajando juntos. 

La hipótesis que proponen no es nueva. A principios de los noventa, el grupo dirigido por Ruth Itzhaki sugirió en un artículo publicado en Journal of Medical Virology la posibilidad de que el virus del herpes fuera un factor de riesgo de alzhéimer. Desde entonces, numerosos laboratorios de todo el mundo —incluidos varios investigadores españoles— han intentado probar que existe una relación de causalidad entre la infección vírica y la patología, y no una mera correlación.

Entre los potenciales patógenos no solo está el virus del herpes, sino también algunas bacterias. Es decir, la infección de los microorganismos sería el primer paso necesario antes del desarrollo de los depósitos de beta amiloide y de la proteína tau, característicos del mal de Alzheimer.


Lo realmente importante es que el concepto viral se tome en serio como causa fundamental para el desarrollo y erradicación de tal enfermedad, aunque el debate sigue abierto.


Fuente: www.npr.org; https://www.cell.com/neuron/fulltext/S0896-6273(18)30421-5



Publicar un comentario

0 Comentarios