Subscribe Us

VIDA SALUDABLE. ABEJAS: Miel en los hogares y cera en los altares

ABEJAS: Miel en los hogares y cera en los altares



Desde tiempos remotos la miel ha sido considerada una sustancia muy valiosa para diferentes culturas y pueblos. Ya los antiguos egipcios o los griegos consideraban la consideraban un producto sagrado, llegando a servir como forma de pago de impuestos, al igual que lo hicieron los españoles en  1549, cuando exigieron a los indígenas de América, miel como pago de tributos. En excavaciones egipcias con más de 3.000 años, se han encontrado muestras de miel perfectamente conservadas, y también en pinturas rupestres se han descubierto muestras de utilización de este producto.



     También para los mayas, las abejas fueron insectos muy valorados. Su cera era elegida como ofrenda de tributo a los dioses, hasta el punto de que el dios maya Ah Muzenkab (uno de los cuatro hermanos encargados de sostener la tierra), era el patrón de las mismas y el que protegía su miel.
     Con la miel los mayas preparaban el “balche”, sustancia compuesta por miel, corteza de balche y agua, que se tomaba en las festividades religiosas, a la vez que lo utilizaban con fines medicinales como antiséptico, y como edulcorante en diversidad de platillos.

En tiempos remotos se llegó a utilizar como protector para prevenir el deterioro de los cuerpos. Ejemplos de personas célebres fueron el caso de Alejandro Magno y de Agesilao II, rey de Esparta, que fueron trasladados hasta sus tumbas sumergidos en miel para evitar su deterioro.



¿CÓMO VIVEN Y TRABAJAN LAS ABEJAS?
Las abejas constituyen una organización no igualada por ninguna otra especie. Es un complejo sistema de castas donde el individuo carece de valor frente a la importancia de la colectividad. De ahí que se hable principalmente de la colmena como superorganismo en el que la interacción de sus miembros hace que funcionen como un individuo único.

Las celdillas que forman las colmenas tienen forma de hexágonos perfectos y todas ellas tienen el mismo tamaño. Las celdas de las abejas europeas y americanas tienen siempre un ancho de 5,4 mm, mientras que las de las asiáticas son de 4,9 mm. Esta forma exagonal, se adapta muy bien a la anatomía de las abajas tras su metamorfosis. Si bien la forma ideal para la crianza sería el cilindro, se perdería mucho espacio, empleando más cera de la necesaria. La cera de los panales es la mejor sustancia creada por un animal para almacenar líquidos y no tiene nada que ver con la celulosa o el barro que usan las avispas.

Cuando una colmena es fuerte y su reina joven, se puede dividir, saliendo de la misma parte de las abejas y la reina, que inmediatamente es sustituida por una nueva. A este proceso de expansión se llama enjambrarLa colmena es la vivienda de una colonia de abejas. Puede albergar hasta 80.000 individuos, y están organizadas por tres castas diferentes: las obreras, los zánganos y la abeja reina.


Grupo de abejas "trabajando"

Las abejas obreras recolectoras son las pecoreadoras, las cuales absorben el néctar de las flores con su lengua, lo introducen en su buche y vuelven a la colmena donde se lo entregan a las obreras jóvenes que encuentran más cerca, volviendo a salir en busca de más néctar. 


Las abejas obreras son el grupo más numeroso y  se encargan de construir las celdillas de los panales, de recoger el néctar con el que fabrican la miel para su alimento, el polen y el pan de abeja con el que nutren a las larvas de los huevos depositados por la reina, y además  de producir la miel, utilizando el néctar de las flores que les entregan las abejas recolectoras y una saliva especial que segregan ellas mismas.


Panal con celdas de Jalea Real
Los zánganos son los machos que nacen del óvulo de una hembra sin fecundar, y mueren después de haber fecundado a las reinas vírgenes, ya que su aparato genital se desprende del cuerpo en el momento de la fecundación. Al final de la temporada apícola, las abejas obreras matan o expulsan de la colmena a la mayoría de los zánganos, dejando tan sólo alguna colonia especialmente fuerte.

La abeja reina tiene la misión de poner huevos. Pone un huevo en cada celdilla del panal, pudiendo llegar a poner hasta 2.000 huevos diarios. Durante los tres primeros días de vida las abejas hembras son iguales. A partir de ese momento, las obreras alimentan con jalea real a las larvas elegidas para ser reinas, mientras que a las demás las alimentan con néctar, miel, polen y escasa jalea.

Solo puede haber una reina por colmena, de manera que la primera en nacer, matará al resto de las reinas puestas, aunque a veces la reina virgen puede respetar a la madre, cuando las obreras planifican la sustitución de una reina vieja o preparan un nuevo enjambre. Las abejas reinas pueden vivir hasta 6 años, aunque se calcula una media de vida de 3, ya que se reduce el rendimiento de la puesta según envejece.




ALGUNOS MITOS DE LAS ABEJAS

¿Mueren las abejas tras picar y clavar el aguijón?. Efectivamente las abejas obreras cuando pican inyectan el 50% del veneno que poseen en el instante de clavar su aguijón. El aguijón tiene forma de sierra y en la mayor parte de los casos no consiguen recuperarlo, perdiendo con él parte de sus órganos vitales y muriendo pocos minutos después.

¿Se comunican las abejas entre sí?. La comunicación de las abejas existe y es bastante compleja. Utilizan todos sus sentidos para transmitir infinidad de mensajes. Por ejemplo a partir del olor de unas feromonas conforman la unidad familiar de una colmena; usan sonidos para enviar señales de peligro o de localización; a través del gusto se informan de las variedades de plantas del entorno. Pero si existe un mensaje especial, es el  conocido como “baile de las abejas”, a través del cual una abeja pecoreadora (obrera adulta que busca el néctar de las flores), indica a sus compañeras en qué dirección volar con respecto a la posición del sol, qué distancia deben recorrer, y qué clase de fuente de alimento hay en el sitio que se indica.

¿Por qué se afirma que “sin abejas no habría vida?. Las abejas, son los polinizadores más efectivos por su número y su capacidad de seleccionar  plantas específicas que polinizan. Y sí, es cierto es que sin polinizadores un tercio de nuestra alimentación desaparecería, y más grave aún, también lo haría parte del forraje que alimenta a los animales que forman parte de lo que comemos.  De ahí el peligro al que están expuestas ante el mal uso de los pesticidas u otras sustancias nocivas. Las abejas “pecoreadoras”, entran en contacto con estas sustancias ingiriendo polen, néctar y agua contaminados, inhalando el aire a través de los estigmas y también interceptando con los pelos de su cuerpo partículas en suspensión durante el vuelo. Todas estas circunstancias pueden llevar a la muerte rápida de la abeja o a una paulatina pérdida de vitalidad que terminar con su muerte.

¿Cuánta miel puede producir una abeja a lo largo de su vida?. Las abejas obreras  viven unos 45 días en tiempos de fuerte floración, y sólo los últimos irá a recoger néctar, polen, agua o resinas para propóleos, etc. Para conseguir un kilo de miel hacen falta 2.540 abejas que vuelen 156 km cada una y así liber néctar en 3.900 flores. Dicho de otra manera: 1 kg de miel es = a 180.000 km de vuelo más el néctar de 4,5 millones de flores y el trabajo de 2.500 abejas. Una colmena en producción fuerte puede producir desde 12 kg de miel en zonas como La Alcarria, a 30 kg en zonas como Extremadura o Galicia. De ahí al menos 8 kg deberán dejarse como reserva alimentaria para las abejas en invierno. 


¿Qué diferencia hay entre la jalea real y la miel?. La jalea real es una sustancia secretada por las glándulas  hipo faríngeas de las obreras nodrizas de 5 a 15 días de edad. Sirve como alimento de todas las larvas (hembras o machos) durante los tres primeros días de todas ellas y es el alimento de la abeja reina durante toda su vida. Es una sustancia muy rica en proteínas y causa en desarrollo precoz en la metamorfosis de la abeja reina. Se compone de una mezcla de polen, néctar, agua y enzimas, creándose una sustancia cremosa de color blanco, muy nitrogenada y con gusto amargo-ácido. Es muy sensible a la luz solar y a la temperatura. La jalea está depositada en las celdas denominadas realeras o maestriles.


ELABORACIÓN DE MIEL PURA
La producción de la miel se inicia cuando la abeja pecoreadota extrae el néctar de la flor, lo almacena durante cierto tiempo en su "buche", y ahí gracias a la acción de una enzima denominada invertasa, la sacarosa que viene en el néctar, se transforma en glucosa.

Una vez que la abeja tiene el "buche" lleno se dirige al panal y regurgita o "desembucha" su mezcla, la cual es recogida por otra abeja (obrera) que a su vez la almacena en el "buche" y deshidrata el néctar.

El proceso de deshidratación consiste en "desembuchar" un poco de la mezcla y colocarla entre su mandíbula y su lengua, donde la mantiene durante unos segundos expuesta al aire. Posteriormente traga esta porción de mezcla y "desembucha" otro poco; repite este paso de 80 a 90 veces.

Durante la deshidratación la mezcla pierde agua, sin embargo seguirá condensándose cuando la abeja la deposite en la celda, gracias al clima de la colmena (35°C, aproximadamente) y a las corrientes de aire que producen las abejas ventiladoras que se colocan a la entrada del panal y agitan sus alas para forzar la entrada de aire fresco. Una vez producida la almacenan en los panales que es el lugar donde madura.




Existen diferencias entre la miel pura y la miel procesada. La miel es uno de los productos más saludables de la naturaleza y tiene usos y beneficios múltiples. Ya sea como edulcorante natural, o como remedio casero para la gripe, la tos o problemas intestinales, entre otros.

Pero no todas las mieles son iguales: la miel cruda es totalmente diferente a la procesada que se vende en los supermercados.  Se caracteriza por su largo periodo de duración, tiende a solidificar con facilidad y contiene además polen de abejas, el cual es considerado unos de los alimentos más nutritivos del planeta

Se calcula que más del 75% de la miel que se vende en supermercados no es pura, y por  tanto no proporciona sus beneficios al carecer de los nutrientes que le corresponden. 

A veces incluso se venden como miel, ciertos productos genéticamente modificados con altos niveles de jarabe de maíz, importadas por lo general de China e India, y que poseen un alto contenido en fructosa (HFCS), sustancia asociada con la diabetes, la obesidad, la hipertensión y problemas de hígado. La miel “cruda”, al contrario que la miel industrial se usa para el control de peso, remedios de belleza, alergias y control de salubridad.


Se calcula que más del 75% de la miel que se vende en supermercados no es pura.


PROPIEDADES DE LA MIEL SEGÚN SUS FLORES
En primer lugar tenemos de distinguir entre la miel Monofloral, cuyo néctar se obtiene de una sola especie de flor: azahar, acacia, eucalipto, lavanda, tilo, tomillo, etc y la miel Multiflorar que como su propio nombre indica, proviene de varias especies vegetales sin proporción alguna.

En general,  por su textura, las mieles de flores son transparentes, espesas y  frescas, mientras que las mieles de rocío son menos dulces y más difíciles de solidificar. Dependiendo de la flor o planta de donde las abejas liben y la fecha de recolección, podemos encontrarnos con distintos tipos de miel. A continuación señalamos las más conocidas en España.

- Miel de Azahar. Procedente del néctar de las flores del naranjo y el limonero. Es de textura suave. Ideal para la elaboración de postres. Alto contenido en potasio, fósforo y glucosa. Con efectos antibacterianos, cicatrizantes  y como relajante natural.
- Miel de Romero. El romero es una de las plantas aromáticas por excelencia. Produce una miel espesa. Ayuda en caso de pesadez de estómago o indigestión y para aliviar problemas respiratorios.
- Miel de Eucalipo. Es una miel de color bastante oscuro y es apropiada en el tratamiento de resfriados, gripes, catarros y problemas respiratorio. Ayuda  a reforzar las barreras del sistema inmonológico.
- Miel de Tomillo. Planta aromática que ocupar un lugar de privilegio, genera una miel de color indefinido porque depende de la época del año en la que se obtenga. Su aroma es intenso. Es  reconstituyente físico o mental. Entre sus propiedades más singulares está la de ayudar a regular la menstruación.
- Miel de Espliego o de Lavanda. Su tonalidad es más bien clara y su aroma recuerda mucho al olor de la propia planta. Tiene un importante poder bactericida y antiséptico y es recomendable en casos de congestiones nasales.
- Miel de Salvia. Presenta un color  amarillo – verdoso y un ligero sabor amargo. Es buena contra la tos y también se la reconoce un efecto relajante.
- Miel de Cantueso. Miel de primavera que cristaliza lentamente. De color ámbar claro con suaves aromas florales. Con efectos relajantes y agradable sabor.
- Miel de Tilo. Su color es amarillo claro y cristaliza muy rápidamente. Con propiedades antibacterianas y sedantes. Tomarla diluida en un vaso de leche antes de ir a dormir ayuda a superar el insomnio y la ansiedad.
- Miel de Brezo. Su color varia de más claro hasta el rojo oscuro. Es muy rica en principios minerales y sus propiedades van desde las diuréticas hasta las antirreumáticas. Estimula el riego sanguíneo.
- Miel de Pino. Su color es bastante oscuro y su aroma tiende al de la resina. Especialmente eficaz para aliviar afecciones respiratorias leves por su efecto balsámico.
- Miel de Encina. De color muy oscuro y sabor muy intenso. Es muy rica en hierro y ayuda a aliviar tanto malas digestiones como diarreas.
- Miel de castaño. También tiene un color oscuro y un sabor profundo. Es la mas rica en vitamina C, minerales y antioxidantes. Además ayuda a regenerar los tejidos intestinales. Posee además fósforo, calcio, potasio y magnesio, lo que ayuda a la circulación de la sangre.
- Miel de Trébol. Con tonalidad amarilla suave, tiene propiedades reconstituyentes contra la fatiga y el cansancio tanto físico como mental. También ayuda a aclarar la piel y el cabello dado que tiene enzimas con pequeñas cantidades de peróxido de hidrógeno
- Miel de Alfalfa. Con aroma y sabor muy agradable. Al igual que la del trébol tiene propiedades reconstituyentes contra el esfuerzo y el agotamiento.
- Miel de Acacia. Su sabor es muy suave y ayuda a regular el intestino si se tiene problemas de estreñimiento. Es de las mas recomendables para personas que padecen diabetes (previa consulta al médico).
- Miel de Diente de León. Su color es amarillo claro y cristaliza muy rápidamente. Tiene un sabor fuerte y resinoso, y también es muy recomendable para reducir las afecciones respiratorias.
- Miel de Abeto. Tiene la singularidad de no ser obtenida de ninguna flor sino a partir de las secreciones de unos insectos que se alimentan de la sabia de esta planta. Su color en tonos verdes y propiedades balsámicas.
- Miel de Avellano. De color amarillo intenso y excelente sabor. Es ideal para mantener la piel hidratada y joven.
- Miel de Olmo. De color pálido, casi blanco pero de sabor exquisito. Tiene propiedades balsámicas, antibacterianas y ayuda a curar las heridas de la piel. Un estudio reciente ha revelado sus propiedades como fungicida en el tratamiento de algunos hongos de las plantas.
- Miel de Alforfón o de Trigo Sarraceno. De color muy oscuro y sabor fuerte  y contundente. Posee un alto contenido en almidón, aunque una de sus características más llamativas es que no contiene gluten, por lo que pueden consumirla personas celiacas. Tiene además demostradas propiedades antioxidantes.
- Miel de Espina de Jerusalén. Proviene de la planta conocida vulgarmente com Espina de Jerusalén, cinacina, palo verde, espinillo o cina. De color amarillo y sabor ligero. Cristaliza muy rápidamente. Destaca porque ayuda a reducir el colesterol malo de la sangre
- Miel floral. También se la conoce como miel de prado o multifloral porque está hecha con el polen de diferentes especies de flores, según la zona en que se encuentren las abejas y las colmenas. El aroma es fuerte y su sabor también. Se usa para mejorar nuestras defensas (sistema inmune) y reduce los síntomas de las alergias estacionales y el asma alérgico. En este último caso, se recomienda consumir una miel floral con las especies del entorno de la persona, para evitar alergias potenciales.
- Miel de espino blanco. Es de color amarronado y su sabor es bastante picante. Se recomienda en personas con problemas en la presión arterial, mal funcionamiento de corazón, arteriosclerosis, angina de pecho, miocarditis y músculo cardíaco dañado. También se usa por su efecto calmante y reduce el colesterol en sangre.
- Miel de girasol. Es de color amarillo con un aroma característico. Se emplea para tratar problemas respiratorios y digestivos, así como también renales. Ayuda a reducir la inflamación de todo tipo y a cicatrizar las heridas. Se recomienda para los que tienen problemas cardíacos y los que necesitan descanso como las personas mayores.

- Miel de Colza. De color ámbar claro y sabor dulce y agradable. Posee un alto contenido en glucosa y es buena para la cicatrización de las heridas e incluso de las quemaduras.


Zonas mieleras con Denominación de Origen
MIELES CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN

Las denominaciones de origen protegidas (D.O.P) o indicaciones geográficas protegidas (I.G.P), son los mecanismos utilizados en algunos países de la Unión Europea para reconocer  unas materias primas o una calidad diferenciada con características propias, que se dan en un medio geográfico determinado.


En España tenemos 4 grandes zonas  reconocidas por su miel con “Denominación de Origen Protegida” o ”Indicación Geográfica Protegida”


- I.G.P. Miel de Galicia. Consejo Regulador de la I.G.P: Miel de Galicia. Sus mieles son las siguientes:
- Mieles multiflorales: Su color podrá variar entre el ámbar y el ámbar oscuro. El sabor y el aroma serán acordes a la flora predominante en la miel
- Monoflorales de eucalipto: Color ámbar, sabor suave y aromas céreos.
- Monoflorales de castaño: Miel oscura, de sabor intenso y fuertes aromas a flor.
- Monoflorales de zarzamora: Color ámbar oscuro, sabor fuerte afrutado, marcadamente dulce y aromas frutales.
- Monoflorales de brezo: Su color es ámbar oscuro u oscuro con tonos rojizos, sabor ligeramente amargo y persistente, aromas florales persistentes.

- D.O Miel de La Alcarria. Consejo Regulador de la D.O Miel de La Alcarria. La zona de asentamiento de las colmenas se localiza en la Comarca de la Alcarria y  abarca diferentes municipios de su Comarca Agraria que se extiende por las provincias de Guadalajara y Cuenca. La comarca natural de la Alcarria produce una miel exquisita con aromas que recuerda el origen floral de las plantas silvestres de las que proviene. 
La miel de La Alcarria es floral y su consistencia puede ser fluida, viscosa o cristalizada. Su cristalización, que es el cambio natural del estado físico de la miel, es la garantía de su autenticidad y está estrechamente relacionada con su origen botánico que, en nuestro caso, produce una cristalización fina, de aspecto cremoso y suave al paladar.
Las mieles catalogadas en La Alcarria son:
- Miel monofloral de romero (Rosmarinus officinalis L.), con un porcentaje de granos de polen de romero  igual o superior al 15%.
- Miel monofloral de espliego (Lavandula latifolia Medicus), donde el porcentaje de granos de polen de espliego será mayor al 10%.
- Miel multifloral. La suma de los porcentajes de gramos de polen de tomillo, ajedrea, romero y espliego sera mayor o igual al 5%. 

- D.O Miel de Villuercas-Ibores.Consejo Regualador de la D.O Miel de Villuercas-Ibores.  La zona de producción de estas mieles esta localizada en el sureste de la provincia de Cáceres, ocupando las comarcas de las Villuercas y los Ibores.
Los municipios que contribuyen a la recolección son: Aldeacentenera, Alía, Berzocana, Bohonal de Ibor, Cabañas del Castillo, Campillo de Deleitosa, Cañamero, Carrascalejo, Casas de Miravete, Castañar de Ibor, Deleitosa, Fresnedoso de Ibor, Garciaz, Garvín, Guadalupe, Higuera, Logrosán, Mesas de Ibor, Navalvillar de Ibor, Navatrasierra, Navezuelas, Peraleda de San Roman, Robledollano, Romangord, Valdecañas del Tajo, Valdecasas del Tajo y Villar del Pedroso
La miel se obtiene de abejas melíferas y producen dos tipos de miel: La Miel de Bosque y Miel Multifloral.

- D.O. Miel de Granada. Consejo Regulador de la D.O. Miel de Granada.  La zona geográfica de asentamiento de las colmenas abarca todos los términos municipales de la provincia de Granada.

Los tipos de miel son: Miel nomofloral de castaña, Miel monofloral de romero, Miel monofloral de tomillo, Miel monofloral de aguacate, Miel monofloral de naranjo o azahar, Miel monofloral de cantueso, Miel de la sierra y Miel multifloral.


¿CÓMO SABER SI LA MIEL QUE COMPRAMOS ES PURA?

Por desgracia en la actualidad encontramos en el mercado mieles que aunque su etiquetado indique que son “mieles puras”, no lo son. Por un lado están las mieles que carecen de suficiente calidad porque contienen mucha agua y por otro  aquellas que han sido manipuladas para su comercialización.

Les comentamos pequeños trucos caseros que le pueden ayudar a reconocer la pureza de la miel:

1. Su textura. Ha de ser viscosa, suave, delgada. Si la miel nunca llega a cristalizarse, hay altas probabilidades de que se trate de miel adulterada.
2. Conviene confirmar que en el etiquetado no aparezca “glucosa comercial” o “jarabe de alta fructosa”.
3. Al servirla no tiende a separarse en capas y su goteo es filamentoso.
4. No presenta ni genera espuma.
5. Puede presentar impurezas naturales como própolis, polen o micropartículas de cera.
6. Puede producir sensación de ardor en la garganta.
7. Si la mezcla en agua, no se disuelve fácilmente.

8. Si mezclada con unas gotas de yodo, tiende a ponerse azul, la miel es pura. Y si al añadirle 2 o 3 gotas de vinagre, no tiende a hacerse espumosa, también lo es.

Publicar un comentario

0 Comentarios